Suprema de pollo

suprema-de-pollo

Las tradicionales supremas son una adaptación local de la coteletta alla milanesa, originaria de la ciudad de Milán. Aunque hubo algunas discusiones acerca de si fueron los austríacos o los milaneses quienes inventaron este plato, recientes documentos encontrados le dan la autoría a los segundos.

Ingredientes para preparar la suprema de pollo:

Para 5 personas

  • 5 pechugas de pollo
  • 1/4 de taza de harina sin preparar
  • 2 cdas de maicena
  • 1 taza de leche evaporada
  • 2 cdas de aceite
  • 2 cdas de mantequilla
  • 1 cda de pimentón
  • 2 cdita de pimienta blanca
  • 1/2 copita de vino blanco
  • 3 cdas de perejil picado
  • Sal y pimienta al gusto

Receta para preparar la suprema de pollo:

  1. Empezamos poniendo en una olla la mantequilla y aceite. Ponemos las pechugas picadas en mitad y deben estar condimentadas con sal, pimienta y pimentón, así como apanadas con harina.
  2. Dorar por ambos lados. Se añade 1/4 de taza de agua. Se tapa y se cocina hasta que las pechugas esten tiernas. Añadimos el vino y la maicena disuelta en la leche.
  3. Se pone a fuego lento y mueva hasta que espese el preparado. Retirar.
  4. Acompañar con arroz y papas fritas.

Nota:
Adornar con perejil picado y ketchup.

Saludos y buen provecho cocineros, deleitense con esta deliciosa suprema de pollo.

[Imagen tomada de Yahoo Cocina]


Dejamos tu comentario

Acerca de la Cocina de Mona

Para cocinar bien se necesita ingredientes de calidad, buenas recetas, poner un poquito de cariño y saber los mejores trucos de cocina. Es aquí que nace "La Cocina de Mona" que va dirigido a todos aquellos que están animosos de aprender a cocinar paso a paso las más variadas y deliciosas recetas de cocina. ¿Que estás esperando para iniciar, mejorar y ampliar tus dotes culinarios?

Sitemap

Citas celebres

"Dilema del cocinero: El poeta triste, escribe poemas y te hace llorar. El pintor triste pinta cuadros y te logra emocionar. El musico triste compone canciones y te hace cantar. Al cocinero triste, le está prohibido cocinar".

Gastón Acurio